miércoles, 29 de agosto de 2007

El por qué de «Gato».

Gato sabía muy bien de la importancia de los «por-qués». Saber el «por-qué» de algo, te ayudaba a comprender la esencia del misterio. Todo siempre tiene un misterio -decía-, y resolver ese misterio es tan sencillo como averiguar su «por-qué». Gato recordaba muy bien el día que descubrió el misterio de los alfileres. Gato se preguntó «¿por-qué-los-alfileres?». Se pasó toda una mañana de julio observando coser a su abuela. Veía que antes de coserle el dobladillo de los pantalones a su hermano Miguelón, le ponía unos alfileres en la tela, mientras le decía todo lo que había crecido y estás dando el estirón, hasta dónde piensas llegar y también, te darás con el marco de la puerta o cómo se le pueden haber quedado cortos los pantalones nuevos a este chiquillo. Ese día Gato descubrió la esencia del alfiler. El alfiler tiene una punta que pincha. El alfiler es delgado, firme y cabezudo. El alfiler es muchas cosas y cada una tiene su «por-qué». Así todos esos «por-qué-s», conjuntamente, formaban la esencia del alfiler.

Por todo eso, lo primero que hacía Gato al comenzar las clases después del verano, era contar a sus nuevos compañeros el «por-qué» de Gato. Su nombre era Francisco, le llamaban Frank, pero sólo sus amigos del barrio le llamaban Gato. Gato era muchas cosa, pero muchas de las cosas que era Gato, también lo eran Tomás, Miguelón o el Largo. Por eso la esencia de Gato nunca sería un misterio, sólo había que averiguar el «por-qué».

7 comentarios:

Alucard dijo...

A fin de cuentas siempre hay por qué detrás de otro.

Nosotras mismas dijo...

Si preguntas mucho por qué, al final la última respuesta es: Porque sí ;P

Besos.

Nodisparenalpianista dijo...

Hola. oye, muy agradecido por el linc. Vuelvo a ver cómo sigue el gato.

Cristina Sánchez dijo...

Es lógico que Gato busque en el coser la esencia del alfiler, puesto que tal es el cometido de éste. La razón última de Gato, valga la redundancia y a nivel racional (que nunca es la razón última, dicho sea de paso) es preguntarse por el porqué de las cosas. Esto, unido a los "para qués" nos da una idea aproximada de qué comportamiento tener hacia los objetos con que nos encontramos en la realidad.
Las personas, no obstante, somos más de "de dónde", porque estamos en continuo crecimiento. Si llega un momento en que te preguntas por el porqué de alguien, querrá decir que ese alguien es importante para bien (generalmente) o para mal.
Yo ahora me pregunto... ¿Por qué una foto con un calcetín a rayas de colores? Y me respondo a mí misma... ¡porque son una chulada! jajajaja

marina roig dijo...

como se nota Cristina que estas haciendo la tesis!!!!que tia!!!estoy de acuerdo con lo de los calcetines de colores, son geniales!y tb esta bien preguntarse de vez en cuando el por qué de las cosas...

Zerepica_n dijo...

Calcetines de colores? Gato es un chaval, es un niño y sólo sabe mirar como un niño. Infunde alegría a los demás, sorprende a los mayores. Es como un calcetín de colores :D

Anónimo dijo...

me has cogido mis calcetines de payaso!!!!!!!!

Espero que no huelan mal a quesilete

Kiko_ALvaro_Herbit_Vir