martes, 14 de julio de 2009

I would prefer not to.

Sonreirte en pleno metro de Madrid leyendo la trigésimo primera nota a pie de página de un libro compuesto sólo, exclusivamente por anotaciones a pie de página, podría parecer sorprendente. Pero en realidad es más sorprendente aún que ellas hablen exclusivamente del silencio y de su necesidad cada día más recurrente en un mundo en el que a pie de andén -en la escalera al vestíbulo del metro-, se forman dos colas; la de los que quieren llegar a la salida sin subir un escalón y la de los que quieren subirlos todos aunque ésta los transporte hasta arriba sin exigir a cambio ningún esfuerzo. Del silencio, porque quiero y no porque no sepa, se me haya olvidado o por cualquier otro motivo distinto al silencio por el silencio, sin buscar reivindicaciones con ello, ni privacidad, ni ausencia. Ni siquiera por probar a qué sabe el no. Y todo esto, dicho a gritos anotados en un pie de página que comenta un texto que en su silencio de libro no escrito, no dice nada como manera de decirlo todo. Por conocer la imposibilidad de hacer un arte superior y tan sólo poder reconocer una cierta aristocracia en el alma. Aristocracia inmejorable cuando ésta encuentre su silencio definitivo.
Imagen: Última instantánea tomada a Jerome David Salinger en New Hampshire.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

"Es mejor ser rey de tu silencio que esclavo de tus palabras" Shakespeare
No more comments
Virginia

carmensabes dijo...

Llego a tí a través de 20 minutos, y me alegra enornmemente haberte encontrado, me gusta tu rincón, me gusta lo que veo, aquí se respira bién..

Un abrazo!

Deprisa dijo...

¿Y de qué parte estamos?

De los que suben atropelladamente o de los que esperan.

Supongo que cada decisión, correcta o no, trae sus consecuencias.

Un saludo.

More And dijo...

Creo que algo parecido sintió holden Caulfield cuando narraba su lugar en el centeno...
Yo no digo nada....
Por cierto, brutal hoy en loa, me ha encantado. Te veo caminando... nos veremos al salir del centeno.
More And.

Nodisparenalpianista dijo...

El silencio, a mi me parece que todo es más ruidos ahora. Y escapas del ruido desviando la atención, como cuando pierdes e hilo con las notas a pied e página...
Hace mucho que no me pasaba por aquí. Intentaré no estar tanto tiempo callado.

Meli & Soni dijo...

Yo soy de esas que suben las escaleras mecanicas en un mismo escalón, es mi escalón, por unos 15 seg soy dueña de un escalón, y puedo sentir como asciendo en mi vida... pero rápidamente se acaban las escaleras y ocn un tropezón vuelvo a la realidad en la que no soy más que yo mismas, pero no soy nada menos que yo misma...

Un saludito de mi ;D
Pd: He actualizado mi blog, si, es cierto!!.

María dijo...

yo también hacía tiempo que no pasaba por aqui!.

El silencio... es curioso porque aunque sea un tópico, a veces dice muchas cosas. Yo estoy cómoda a veces en ese silencio. Un silencio de miradas y sonrisas o de miradas y lágrimas, pero felices, porque es una manera de entenderse... Una vez escribí una entrada sobre los silencios. Descubrí que a veces me gustan los silencios...