sábado, 27 de octubre de 2007

Como un canto.


Lejanos susurros que campean junto al viento. Millones de luces que piden despertar, que sueñan y ruegan, que cantan y vuelan. Son luces y sueños que asoman y cantan.


De un tiempo a esta parte, podrían decir que fueron sueños locos que venían y se iban entornando el futuro. Que cantaron y jugaron entre la multitud pasajera de los sueños. Que mostraron un reflejo, que cantaron una vida.

Están como un saberse querido que no pasa y que ausente no deja, y que vive como un hilo de blues tarareado en la cabeza entre multitudes tempraneras, dormidas; que corren, se sientan, que miran y duermen por no llegar tarde. No preocupan, no pasan. Sólo están, aunque ausentes.

Recordado a tiempo, resurge lejano y sin miedo y con aire renovado que se acerca sigiloso y sólo te nombra y ahí queda. Te mira y sin huirlo recuerdas cuando lo viste sin soñarlo, sin poder hacer nada. Suplica y no quiere. Son sólo susurros que desde la lejanía te piden que vuelvas. Que no te pares y cantes.



Si se calla el cantor. Mercedes Sosa con Atahualpa Yupanqui





2 comentarios:

sin1alias_ dijo...

hola!muy bueno!saludos desde canarias ;)

Lullaby dijo...

Qué razón tiene Atahualpa!!

Que no te pares y cantes...que los recuerdos no eclipsen tu presente!!!

CANTA COMO SI NADIE TE OYERA,
BAILA COMO SI NADIE TE VIERA,
AMA COMO SI NUNCA TE HUBIERAN HECHO DAÑO...
VIVE COMO SI EL CIELO ESTUVIERA EN LA TIERRA!!