sábado, 5 de abril de 2008

Atravesando el Támesis.

Un viaje. Una ciudad nueva, todo un universo por descubrir. Dos mundos distintos, toda una aventura que pudiste revivir, descubriendo tu compañía en la ciudad.

Primera mirada; puntos blancos, luces de color en movimiento. Un nuevo idioma y un paisano vendiendo pases. Transporte público y una primera estación. Ahí estábamos todos, con tanta ilusión...

Una primera despedida viviendo entre industrias nuevas. Nuevas líneas edificadas, fábricas convertidas en museos, nuevas costumbres y muchas cosas por descubrir, tanto por asociar para inventar recuerdos que olvidar y algun día recordar y poder crear nuevas ideas, nuevos conceptos llenos de ilusiones renovadas. ¡Tantas chimeneas!

Eramos tan pocos, faltábamos tantos, que sólo podíamos estar sin ausentarnos los que vivimos. Siempre algo que decir y mucho por escuchar, tanto por aprender, por ver -tanto-, que no podremos recordar.

Días cortos a pesar de tanta luz, a pesar del tiempo que quiso ausentarse unas horas.

Mirando atrás hoy no puedo olvidar lo que caminamos, lo que corrimos por no correr, por disfrutar un día más a vuestro lado, por conocerte un poco más sin esperar nada nuevo y descubriendo universos encubiertos en una mirada cierta, que no se olvida.

Gracias por descubrir. Gracias por existir, por no olvidar y recontar mañana lo que un día fue así.


Foto: "Don´t Stop" Zerepica_n. London 2008.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

parece mentira que un viaje pueda ser tan expresivo. y lo mejor es que es cierto que cada lugar crea emociones infinitas. da igual si es un sitio conocido o no. Siempre aparecen emociones nuevas.
enhorabuena! es como si hubiera estado allí!
fdo: loca.jeje

Perdida dijo...

A veces un simple viaje da para tantas sensaciones, recuerdos, vivencias, sentimientos, momentos...estas son las pequeñas cosas que hacen de esos momentos algo especial :)

un saludo!

juanjomolina dijo...

muy buena entrada. Sí señor, muy buena!!!

Alberto Orejana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Montserrat Font dijo...

Todos se ponen poeticos.
Que puedo decir?
Londres: caotica y apabullante; neurotica y estresante; exitante y arrazadora; viva... colorida y gris; superpoblada y solitaria; incierta y unica... Una cuidad de contrastes que atraen y expulsan.

Cristina dijo...

En ciudades como ésta, donde pueden morderse el humo y las prisas, no le queda a una más que quedarse mirando, dejando que las hordas excéntricas empujen pero resignándote a seguir su ritmo. En ciudades como ésta se dan las mayores rebeldías, por la libertad de saberse único y por la satisfacción que supone la certeza de que allí puedes ir, puedes volver, visitar y revisitar... pero siempre siendo tú ahí en medio de la diversidad, los contrastes, el caos y la niebla inglesa.

Zerepica_n dijo...

Gracias Loca, por lo que me toca :P

Perdida, tienes razón. Pero gran parte de los buenos recuerdos son por la gente con la que te vas, y me fui con una gente más maja, jeje.

Gracias Juanjo.

Sí Alberto, sobre todo cuando mires hacia donde mires siempre hay algún hispano ;)

Montse, Londres -es cierto- tiene algo de bipolar, eso la hace más emocionante! jeje

Cris,cuánta razón tienes, tendré que volver por ahí algún día.

Salu2

Marina dijo...

Londres es espectacular, yo ya quiero volver otra vez para ver el Museum of London y enterarme mejor de todos sus vericuetos!Es el centro de la civilización (aunque yo quitaría a los londinenses...bueno, a algunos, they aren't the kindest people:)